lunes, 13 de febrero de 2006

Lissette o Lisette??

Aqui de nuevo...

Si tuviera que definirla por lo que he conocido de ella (y aunque este un poco equivocado), podría decir: que es una chica extrovertida, en algunos aspectos introvertida, alegre, positiva, riéndose de todo y casi de todos. Es amable y aunque es muy realista tiende un "poquito" a ser pesimista. Sensible como toda mujer, muy divertida pero con carácter. Y aunque no coincidimos en algunos temas de debate (por ejemplo de política), siempre llegamos a ese punto de encuentro en nuestras tan variadas conversaciones. En fin, una buena amiga que con su satírica particularidad siempre te esta diciendo lo mejor que tienes, y sin pensarlo te sorprende con un comentario que lejos de todo, es lo que más deseas recibir,sobre todo cuando no estas de buen animo.

Encontrarse con ella en la U, era como salir a un recreo dentro de la rutina diaria estudiantil. Con su charla y humor te olvidabas de inmediato de los “pinches” profesores, de los exámenes, de los ramos a punto de reprobar y de uno que otro problemilla por ahí. Ella es sin duda, parte de aquellas personas que valorarás por mucho tiempo.

¿Cómo nos conocimos?. Jejejejeje. La conocí envuelta en purín de vaca lechera, y muy pero muy perfumada (para no decir de verdad, hedionda). Claro, media nerviosa iba en la fila, rumbo al mechoneo de Agronomía, y no sólo a eso, sino que también al tradicional bautizo con guano, que por primer año se realizaba en el fundo Maquehue. Pobrecita, ni pensaba lo que le esperaba a ella y a sus compañeros. Como es tradicional, todos conversan de todo y con todos, haciéndose las habituales preguntas de rutina: ¿cómo te llamai?. Entre tanta “chachara” y “chachara”, al final con Jorge, Dago e Inge nos quedamos hablando con ella, otro compañero y su espectacular amiga mechona (Je...que gratos recuerdos no?).

Pero el ritual seguía y junto con él las sorpresas. Fue todo muy “freak”. No bastó sólo con las tradicionales pruebas de mechoneo (la toallita, el reventón de globos, el condón con yogurt, etc), vendría también el bautizo en la fosa rellena con barro y purín de vaca. El olor a amoníaco ya nos tenía bien mareados. Nadie de los que estaban ahí había almorzado, y el asunto seguía para rato todavía. Si se hubiera infiltrado algún periodista, y hubiese visto las “aberraciones” que se cometían en ese mechoneo, de seguro sería noticia internacional por abusos cometidos a indefensos estudiantes (Jajajajaja). Lo bueno de todo ésto, es que aunque todos pasamos por lo mismo, hasta el momento no ha sido traumático para nadie, sino que con el tiempo se ha convertido en una buena humorada con gratos recuerdos.

Eran las seis de la tarde, y ella estaba media mareada, con ganas de vomitar y sin comer casi nada de la carne de caballo que les teníamos de asado como bienvenida (otra sorpresa más). Y yo ahí, hinchándole todo el rato. Jejeje. Pero no era con mala intención, no sé por qué, pero como que me cayó bien desde el primer instante. Ella se veía copada y bastante chata. Pensamos con mis cumpas, de que a lo mejor nosotros la teníamos mareada con nuestra monótona charla. Pero aún así, no la queríamos dejar sola a ella ni a su compañera (tan guapa), ya que parecían unos indefensos pajaritos. Llegó el bus y de inmediato nos subimos rumbo a Temuco, y para más mala suerte de ella le tocó sentarse al lado mío en aquella recordada Zanahoria. ¡Que comodidad!. Sólo pocos de nosotros tuvieron el lujo de viajar en ese tarro con ruedas. Era sin duda algo memorable (Jejejeje).

Terminó ese día y cada uno nos fuimos para su casa. Se olvidó todo y comenzó la rutina del estudio. Pero un día cualquiera se acercó ella a saludarme muy alegre, cosa que me llamó mucho la atención, por que pensé que se había molestado conmigo. Yo que casi ni me acordaba de ella le pregunté su nombre, lo cuál me costó hasta un año aprendermelo (jejejeje). Me acuerdo que se enojaba de inmediato porque la nombraba Giselle o con otros nombres más, pero siempre ella simpática y buena onda.

Bueno amiga, así fue como nos conocimos. O por lo menos, esa es mi versión de la historia. Lo importante de todo, es que han pasado los años y seguimos siendo amigos. Sin bajos hasta el momento, sino que mirando siempre adelante. Y aunque tu ya sabes lo jodido que soy, pucha¡¡ que valoro a aquellas personas que me aguantan como tu. Pero ésta historia no tiene fin, y más que seguro vendrán más de esas charlas divertidas, profundas y serias que solíamos tener. De verdad, ni la distancia ni el destino de ambos nos hará cambiar los gratos recuerdos que los dos tenemos de cada uno, y de la suerte de habernos conocidos cultivando una linda y buena amistad (Me emocioné......parece que otra vez me fui en la profunda.....jejejejeje).

1 comentario:

Lisette dijo...

Debo decir que me gustó mucho lo que escribiste sobre el día en que nos conocimos y como bien lo decías mi versión cambiaría en los detallas pero no en lo central, tus primeras palabras describiendome (desde tu punto de vista por cierto), me dejaron atonita, no sabía que me encontrabas tan encantadora..jajaja. Claro q tuviste una contradicción, eso de ser siempre positiva pero pesimista...mmm no me convense ah.Bueno a parte de eso no tengo nada q reprochar, de hecho hay muchas cosas que pasaron de las cuales no me acordaba en lo absoluto,especialmente en la cual me describes como enojada y chata de todo, en cambio yo me acuerdo q lo pase super bien, guardo los mejores recuerdos del mechoneo, y bien lo describias tú, nadie quedo traumado. Finalmente quiero darte las gracias por tus lindas palabras y comparto 100% tu opinión sobre nuestra amistad que cada día es más profunda y sincera, te quiero mucho y siempre voy a desear lo mejor para ti porque lo mereces totalmente....un besote gran amigo.Adios